Rayden

Las pequeñas alegrías ni se alquilan ni se venden, algo que no entiende la gran mayoría